En La Soledad, No Estamos Solos

Hay ocasiones en nuestras vidas cuando sentimos que no hay absolutamente nadie en quien apoyarse.  Algunas de las amistades que manifestaban lealtad han desaparecido.  Nuestra familia está consumida con sus propios problemas.  No hay nadie a nuestro alrededor para llenar ese vació de soledad en lo más profundo de nuestro ser.  Esa podría ser nuestra realidad, pero no es la verdad.  Eso es un juego de la mente que está jugando el enemigo con nosotros en nuestros momentos más vulnerables.  El nos engaña para hacernos creer que verdaderamente estamos solos.  En nuestro dolor nos desesperamos, tratando de llenarnos con amor, amistades, y actividades vanas que nos dejan sintiéndonos más deshidratados espiritualmente que antes.  Bien profundo en nuestra alma una voz gime.  La oímos levemente porque hemos estado oyendo mentiras por tanto tiempo.  Amorosamente y con persistencia está tratando de hacernos reconocer que solo el amor de Dios sacia.  Es a través de experiencias duras que aprendemos a depender solamente en Dios para todo.  Cuando perdemos todo, aprendemos a confiar en Dios porque reconocemos que El es todo lo que tenemos y todo lo que necesitamos.  El nos ayuda a tamizar nuestras vidas y deshacernos de pensamientos, conductas, y relaciones que no nos edifican espiritualmente.  Pasamos por estas etapas en nuestras vidas para poder descubrir que la relación primordial en la vida que nos sostendrá y que nos dará el poder para pararnos firmes en medio de las tormentas que arrasan, es una relación con Dios.

Nosotros nunca estamos solos, aun cuando el mundo nos dice lo contrario. ¿Cómo podemos reconocer la eterna verdad de nuestra dependencia total en Dios, si aparentemente tenemos todo lo que necesitamos?  ¿Cómo podemos verdaderamente amar a Dios sobre todos y todas las cosas si no aprendemos que nunca habrá alguien que nos amará más que El?  Aun a través de la pérdida de un ser querido, reconocemos que la consolación y el cuidado de Dios vale y dura más que cualquier otro.  Su amor es sin paralelo e inextinguible.  Cuando reconocemos el fraude que el mundo ofrece, nos dirigimos hacia la fuente auténtica de nuestra totalidad como seres humanos.  Estar en la misma onda que Dios nos da una recepción mas clara para poder oír la verdad.  La estática de los mensajes que engañan desaparece y oímos palabras de esperanza y consolación.  Nos llenamos con el amor de Dios y Su fuerza, hasta que se desborda y por fin podemos aceptar el destino que Dios tiene para nosotros.

Advertisements

2 thoughts on “En La Soledad, No Estamos Solos

  1. merwyn sanders says:

    So glad you decided to share your writing! It is very inspiring and insightful to me, just as you as a person are as well. Thank you!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s